MERCK, S.A. DE C.V.
 
Calle 5 Núm. 7, Fracc. Industrial Alce Blanco, 53370, Naucalpan de Juárez, Edo. de México
Tel.: 2122-1600 - Lada sin costo: 01 800-713-4839
www.merck.com.mx



GLUCOVANCE 

Tabletas

GLIBENCLAMIDA
METFORMINA


FORMA FARMACÉUTICA Y FORMULACIÓN

Cada TABLETA contiene:

Clorhidrato
de metformina 250.0 mg 500.0 mg        500.0 mg

Glibenclamida 1.25 mg 2.5 mg 5.0 mg

Excipiente, c.b.p. 1 tableta


INDICACIONES TERAPÉUTICAS

Tratamiento inicial de la diabetes mellitus tipo 2 (terapia de primera línea): En pacientes cuya hiperglucemia no se controla adecuadamente con dieta y ejercicio. En estos casos GLUCOVANCE ha logrado un mejor control que la monoterapia.

Terapia de segunda línea: GLUCOVANCE está indicado como terapia de segunda línea cuando el tratamiento inicial con dieta y ejercicio o con sulfonilurea o metformina solas no logra el control glucémico adecuado en pacientes con diabetes tipo 2.


FARMACOCINÉTICA Y FARMACODINAMIA

Metformina: La metformina es una biguanida provista de efectos antihiperglucemiantes.

Disminuye los niveles plasmáticos basales y posprandiales de la glucosa. No estimula la secreción de insulina y, por lo tanto, no produce hipoglucemia ni hiperinsulinemia.

La metformina actúa por tres mecanismos:

1.         Reduce la producción hepática de la glucosa mediante la inhibición de la gluconeogénesis y la glucogenólisis.

2.         En el músculo, aumenta la sensibilidad a la insulina, mejorando la captación y la utilización de la glu­cosa.

3.         Retrasa la absorción intestinal de la glucosa.

La metformina estimula la síntesis intracelular de glucógeno, actuando sobre la glucógeno-sintetasa. La metformina incrementa la capacidad acarreadora de todos los tipos de transportadores de glucosa membranales (GLUT), particularmente el GLUT4.

Además de su acción sobre la glucemia, la metformina produce efectos favorables sobre el metabolismo de los lípidos. Este efecto se ha observado a dosis terapéuticas en estudios clínicos de mediano y largo plazo, en los cuales la metformina reduce los niveles de colesterol total, de LDL colesterol y de triglicéridos.

Glibenclamida: La glibenclamida es una sulfonilurea de segunda generación que disminuye las concentraciones de glucosa plasmática mediante la estimulación de la liberación de insulina por el páncreas. Este efecto es dependiente de la presencia de células beta funcionales en los islotes de Langerhans.

La estimulación de la secreción de insulina por la glibenclamida en respuesta a la ingesta de alimentos es de gran importancia.

La administración de la glibenclamida en el diabético induce incremento en la respuesta estimulante de insulina posprandial.

Combinación de metformina y glibenclamida: La metformina y la glibenclamida tienen diferentes mecanismos y sitios de acción que resultan complementarios. La glibenclamida estimula la secreción pancreática de insulina, mientras la metformina reduce la resistencia a la insulina en los tejidos periféricos, mejorando la sensibilidad a la hormona en el músculo esquelético, pero también en el hígado. Diversos estudios clínicos en pacientes diabéticos tipo 2 inadecuadamente controlados con dieta y ejercicio o con monoterapia, han mostrado el efecto sinérgico de la combinación sobre el control de la hiperglucemia. Esta sinergia es observada aun con las dosis más bajas de la combinación (250 y 1.25 mg).

Los efectos adversos más frecuentes (gastrointestinales en el caso de la metformina e hipoglucemia en el caso de la glibenclamida) resultan dependientes de la dosis administrada. La combinación de estos fármacos a dosis bajas exhibe gran eficacia y además reduce la incidencia de efectos adversos.

Farmacocinética:

Combinación: La biodisponibilidad de la combinación de la metformina y glibenclamida es similar a la observada con la administración simultánea de una tableta de metformina y una de glibenclamida. La biodisponibilidad de metformina y glibenclamida en la combinación no se afecta por la ingestión simultánea de alimentos, sin embargo, sí disminuye la velocidad de absorción de la glibenclamida.

Metformina:

Absorción: Después de su administración vía oral, la absorción de metformina es incompleta.

Su biodisponibilidad es de aproximadamente 50-60% en sujetos sanos y la fracción no absorbida se recupera en las heces en 20 a 30%. Muestra un Tmáx de 2.5 horas. Con los esquemas de dosificación usuales se alcanzan concentraciones plasmáticas de estado estacionario dentro de las primeras 24 a 48 horas y resultan generalmente menores de 1 µg/ml. La concentración plasmática máxima de la metformina no excede los 4 µg/ml, incluso a dosis máximas.

El alimento retrasa ligeramente la absorción de la metformina. Tras la administración de una dosis de 850 mg se disminuye en 40% la Cmáx y en 25% el ABC (área bajo la curva) e incrementa en 35 minutos el Tmáx. Se desconoce la relevancia clínica de esos datos.

Distribución: La unión a proteínas plasmáticas es insignificante. La concentración máxima en sangre es más baja que en plasma y aparecen aproximadamente al mismo tiempo. Los eritrocitos parecen representar un compartimiento de distribución secundario. El volumen medio de distribución se encuentra entre 63 a 276 l.

Metabolismo: La metformina se excreta en la orina sin cambios y no sufre metabolismo hepático (no se han identificado metabolitos en humanos) ni excreción biliar.

Eliminación: La depuración renal de metformina es > 400 ml/min, esto es aproximadamente 3.5 veces mayor que la depuración de creatinina, lo cual indica que la metformina es eliminada por filtración glomerular y por secreción tubular. Tras una dosis por vía oral, aproximadamente 90% del fármaco absorbido es eliminado a través de la orina dentro de las primeras 24 horas, con una vida media de eliminación plasmática de aproximadamente 6.2 horas. En sangre la vida media de eliminación es de aproximadamente 17.6 horas, lo que apoya que la masa eritrocitaria puede ser un compartimiento de distribución.

En pacientes con deterioro de la función renal (basada en la depuración de creatinina) la vida media plasmática de metformina se prolonga y la depuración renal disminuye en forma proporcional a la depuración de creatinina.

La metformina es dializable, con una depuración mayor a 170 ml/min con una hemodinámica adecuada. Por lo tanto, este procedimiento puede ser útil para depurar el fármaco acumulado cuando se sospecha de una sobredosis.

Glibenclamida: En los estudios de biodisponibilidad de GLUCOVANCE 2.5 mg/500 mg y 5 mg/500 mg, el promedio del área bajo la curva de concentración plasmática-tiempo (ABC) para la glibenclamida fue de 18 y 7% respectivamente, mayor que la que se observa con glibenclamida sola coadministrada con metformina. Por lo tanto, la glibenclamida de GLUCOVANCE no es bioequivalente con las presentaciones de glibenclamida sola.

Absorción: La absorción de glibenclamida es rápida y casi completa después de su administración por vía oral (> 95%). Estudios de dosis única en sujetos normales muestran absorción significativa de glibenclamida dentro de la primera hora de su administración, concentraciones máximas cerca de las cuatro horas y niveles bajos, pero detectables a las 24 horas.

Distribución: La glibenclamida se une con gran afinidad a la albúmina plasmática (99%). El desplazamiento de los sitios de unión de las proteínas por otros fármacos puede conducir al aumento de la acción hipoglucemiante. In vitro, la unión a las proteínas mostrada por la glibenclamida es predominantemente no iónica, mientras que otras sulfonilureas (clorpropamida, tolbutamida, tolazamida) es predominantemente iónica.

Los fármacos acídicos como la fenilbutazona, la warfarina y los salicilatos desplazan la unión iónica de las sulfonilureas con las proteínas séricas en mayor proporción que con la unión no iónica de glibenclamida.

Metabolismo: La glibenclamida se metaboliza completamente en el hígado a 2 metabolitos.

El metabolito principal es el derivado 4-trans-hidroxi y el segundo metabolito es el derivado 3-cis-hidroxi. Estos metabolitos probablemente no contribuyen significativamente a la acción hipoglucemiante, ya que se trata de productos débilmente activos (sólo 1/400th y 1/40th de la actividad de la glibenclamida). La insuficiencia hepá­tica disminuye el metabolismo de glibenclamida y su excreción.

Excreción: La glibenclamida se excreta en forma de metabolitos por la vía biliar (50%) y por la orina (50%). Esta vía dual de excreción es cuantitativamente diferente de otras sulfonilureas, las cuales son excretadas principalmente por la orina. La eliminación se completa en 45 a 72 horas. La vida media de eliminación es de 4 a 11 horas. La excreción biliar de los metabolitos se incrementa en casos de insuficiencia renal, en función de la severidad del daño, por lo que la excreción de glibenclamida no se afecta de forma importante mientras la depuración de creatinina se encuentre por encima de 30 ml/min.


CONTRAINDICACIONES

GLUCOVANCE no debe usarse en los casos siguientes:

Pacientes con hipersensibilidad a la metformina, glibenclamida u otras sulfonamidas.

Alcoholismo (riesgo elevado de acidosis láctica).

Condiciones que requieren control intensivo de la glucemia como la deshidratación, cetoacidosis, estado hiperosmolar, infecciones graves, cirugía mayor, trauma severo, quemaduras; en estas condiciones la insulina es el tratamiento de elección.

Insuficiencia cardiaca congestiva o infarto agudo del miocardio reciente.

Enfermedad grave del hígado o insuficiencia hepática (reducción del metabolismo de metformina y del lactato).

Enfermedad vascular periférica grave.

Enfermedad pulmonar grave con insuficiencia respiratoria (riesgo de hipoxemia y desarrollo de acidosis).

Presencia de cualquier forma de acidosis.

Estudios radiológicos que implica la administración de medios de contraste yodados por vía intravascular. Se recomienda suspender GLUCOVANCE antes del procedi­miento y reiniciarlo 48 horas después, y sólo si se confirma que la función renal es normal.

Enfermedad renal grave e insuficiencia renal (depuración de creatinina < 60 ml/min).

Diabetes mellitus tipo 1 (insulinodependiente).

Cirugía mayor.

Porfiria.

Embarazo.

Lactancia.

Administración simultánea con miconazol (incremento del riesgo de hipoglucemia).


PRECAUCIONES GENERALES

Debe administrarse con precaución en los casos siguientes:

Condiciones que predispongan a hiperglucemia como fiebre alta, hipercortisolismo no controlado o estrés psicológico (puede requerirse monitoreo glucémico más frecuente y ajuste de la dosis, o cambiar a insulina en caso de no lograr el control adecuado de la glucemia).

Condiciones que predispongan a hipoglucemia como desnutrición, insuficiencia adrenal o pituitaria y condiciones debilitantes (puede requerirse monitoreo glucémico más frecuente y ajuste de la dosis).

Paciente diabético anciano (mayor riesgo de acidosis láctica).

Trastornos gastrointestinales, por ejemplo, diarrea, vómito y obstrucción intestinal en las que puede reducirse el vaciamiento gástrico y requerir ajuste de la dosis o tratamiento con insulina.

En los casos de hipotiroidismo sin control adecuado se requiere el ajuste de la dosis.

Acidosis láctica: La acidosis láctica es un trastorno metabólico raro, pero grave, que puede ocurrir debido a la acumulación de metformina durante el tratamiento con GLUCOVANCE. La acidosis láctica también puede ocurrir en diversas condiciones patológicas, como diabetes mellitus y en casos con hipoxemia e hipoperfusión tisular significativa.

La acidosis láctica se caracteriza por elevación de la concentración sanguínea de lactato (> 5 mmol/l), disminución del pH sanguíneo, trastornos electrolíticos con aumento del anión gap y de la relación lactato/piruvato. Cuando la metformina es la causa de la acidosis láctica, las concentraciones plasmáticas del fármaco generalmente se encuentran por arriba de 5 µg/ml. La incidencia reportada de acidosis láctica en pacientes que reciben metformina es muy baja (aproximadamente 0.03 casos/1,000 años-paciente). Los casos reportados han ocurrido principalmente en pacientes diabéticos con insuficiencia renal grave, a menudo en presencia de múltiples problemas médicos o quirúrgicos así como aquellos con polifarmacia. Los pacientes con insuficiencia cardiaca congestiva que requieren tratamiento farmacológico, en particular los que presentan insuficiencia cardiaca congestiva aguda o inestable y que están en riesgo de hipoperfusión o hipoxemia tienen un riesgo elevado de acidosis láctica. El riesgo de acidosis láctica puede reducirse significativamente mediante el monitoreo regular de la función renal y por el uso de la dosis mínima efectiva de metformina. En particular, si decide iniciarse tratamiento en ancianos (> 65 años) debe acompañarse de un monitoreo intensivo de la función renal.

No debe iniciarse tratamiento con GLUCOVANCE en pacientes mayores de 80 años de edad, a menos que la determinación de la depuración de creatinina demuestre que la función renal no se encuentra reducida.

El inicio de la acidosis láctica es sutil y se acompaña de síntomas inespecíficos como debilidad, mialgias, distréss respiratorio, somnolencia y molestias abdominales inespecíficas. También puede asociarse con hipotermia, hipo­­tensión, bradiarritmias refractarias y acidosis más grave.

Hipoglucemia: GLUCOVANCE es capaz de producir hipoglucemia, por lo tanto, es importante seguir las instrucciones adecuadas para reducir o evitar esta complicación. El riesgo de hipoglucemia aumenta cuando la ingesta calórica es deficiente, cuando el ejercicio vigoroso no se compensa con suplementación calórica o con el uso concomitante de otros hipoglucemiantes o etanol. La insuficiencia renal o hepática puede causar elevación de los niveles tanto de glibenclamida como de metformina, la insuficiencia hepática puede reducir la capacidad gluconeogénica del hígado. Los ancianos, los pacientes desnutridos o debilitados, aquéllos con insuficiencia pituitaria o adrenal o intoxicación por alcohol son particularmente susceptibles a la hipoglucemia. La hipoglucemia puede ser difícil de reconocer en el anciano y en personas que toman beta bloqueadores.

Cirugía: El tratamiento con GLUCOVANCE debe suspenderse 48 horas antes de la cirugía electiva y puede reiniciarse después del inicio de la alimentación y de comprobarse la normalidad de la función renal.

Otras precauciones: Todos los pacientes deben tener una adecuada distribución de la dieta durante el día. Los pacientes con sobrepeso deben mantener su régimen hipocalórico. Las pruebas de laboratorio para el monitoreo de la diabetes deben realizarse con regularidad.

Los pacientes deben ser alertados acerca del riesgo de hipoglucemia y el cuidado que deben tener al conducir automóviles o usar maquinaria.

Uso pediátrico: La seguridad y eficacia de GLUCOVANCE en pacientes pediátricos no se ha establecido.

Uso geriátrico: La experiencia clínica no ha identificado diferencias en la respuesta entre los ancianos y los adultos jóvenes, aunque los primeros pueden mostrar una mayor sensibilidad.

Debido a que el envejecimiento se asocia con reducción de la función renal, GLUCOVANCE debe usarse con precaución conforme aumenta la edad. La selección de la dosis debe basarse en el monitoreo cuidadoso y regular de la función renal.

Generalmente, el paciente anciano no debe recibir la dosis máxima de GLUCOVANCE.


RESTRICCIONES DE USO DURANTE EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA

El empleo de GLUCOVANCE está contraindicado en el embarazo y la lactancia.

Embarazo: La información reciente sugiere que las alteraciones de las concentraciones de glucemia durante el embarazo están asociadas con una mayor incidencia de anormalidades congénitas.

Los expertos recomiendan el uso de insulina durante el embarazo con la finalidad de mantener la glucosa en sangre tan cerca de lo normal como sea posible, por esta razón GLUCOVANCE no debe emplearse durante el embarazo.

Se ha reportado hipoglucemia severa y prolongada (4 a 10 días) en neonatos nacidos de madres que recibían una sulfonilurea al momento del parto. Esto es más frecuente con el uso de agentes con vida media prolongada.

Lactancia: Aunque se desconoce si la glibenclamida se excreta en la leche materna, se sabe que algunas sulfo­nilureas sí lo hacen.

Estudios en ratas lactantes muestran que la metformina se excreta en la leche y alcanza niveles comparables a los del plasma.

Debido al riesgo potencial de hipoglucemia en los niños alimentados con leche materna se debe tomar la decisión para suspender el amamantamiento o descontinuar GLU­COVANCE, tomando en cuenta la importancia del medicamento para la madre.

Si GLUCOVANCE es retirado y la dieta sola es incapaz para lograr un control glucémico adecuado debe considerarse el tratamiento con insulina.


REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS

Las siguientes reacciones adversas pueden ocurrir bajo el tratamiento con glucovance. Las frecuencias se definen de la siguiente manera: muy común: > 1/10; común: > 1/100, < 1/10; poco común: > 1/1,000, < 1/100; raro > 1/10,000, < 1/1,000; muy raro: < 1/10,000 y reportes aislados.

Hemáticas y linfáticas: Son reversibles al descontinuar el tratamiento. Raras: leucopenia y trombocitopenia. Muy raras: agranulocitosis, anemia hemolítica, aplasia de la médula ósea y pancitopenia.

Alteraciones en el metabolismo: Hipoglucemia (véase Precauciones generales). Poco comúnes: crisis de porfiria hepática y porfiria cutánea. Muy raras: acidosis láctica (véase Precauciones generales); disminución de la absorción y los niveles séricos de vitamina B12 con el uso prolongado de metformina, se debe considerar esta etiología en pacientes que presentan anemia megaloblástica; y reacción tipo disulfiram con la ingesta de alcohol.

Sistema nervioso: Alteraciones del gusto.

Ojos: Alteraciones visuales transitorias pueden ocurrir al empezar el tratamiento debidas a una disminución de los niveles de glucemia.

Gastrointestinal: Muy comunes: náusea, vómito, diarrea, dolor abdominal y pérdida del apetito. Estas reacciones adversas ocurren con mayor frecuencia cuando se inicia el tratamiento y se resuelven espontáneamente en la mayoría de los casos. Para prevenirlos, se recomienda que glucovance se administre en dos o tres dosis diarias. Un incremento gradual de la dosis también puede mejorar la tolerabilidad gastrointestinal.

Hepáticos: Muy raras: alteraciones en las pruebas de función hepática o hepatitis requieren la descontinuación del tratamiento.

Piel y anexos: Raras: urticaria y rash maculopapular. Muy raras: angitis alérgica cutánea o visceral, eritema multiforme, dermatitis exfoliativa, fotosensibilidad y urticaria que puede evolucionar a choque anafiláctico. Puede ocurrir reacción cruzada a sulfonamidas o sus derivados.

Renal: Poco común: se han detectado elevaciones moderadas en las concentraciones séricas de urea y creatinina. Muy rara: hiponatremia.


INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS Y DE OTRO GÉNERO

El efecto hipoglucemiante de GLUCOVANCE puede potenciarse por la administración simultánea de los siguientes agentes: acarbosa, acetohexamida, antiácidos con magnesio, ácido acetilsalicílico, clorpropamida y otras sulfonilureas, cimetidina, ciprofloxacina (levofloxacina puede causar hiperglucemia o hipoglucemia), clofibrato, fluconazol, itraconazol, furosemida, gemfibrozilo, goma guar, ibuprofeno, fenilbutazona, inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAO), nifedipino, sulfamidas.

El efecto hipoglucemiante de GLUCOVANCE puede deteriorarse con la administración simultánea de diuréticos tiazídicos, anticonceptivos orales o barbitúricos, simpaticomiméticos, bloqueadores de los canales de calcio e isoniazida.

Algunos fármacos pueden inducir daño renal que disminuye la depuración de metformina o de glibenclamida como es el caso de los medios de contraste yodados (ácido acetri­zoico, diatrizoato, iopamida, iodipamida, iopamidol, entre otros).

Algunos compuestos, como los fármacos catiónicos, comparten la vía de eliminación de metformina, por lo que la administración simultánea puede disminuir la depuración de metformina e incrementar el riesgo de acidosis láctica, dentro de esta categoría se encuentra: amilorida, la combinación trimetoprima con sulfametoxasol, digoxina, dofetilida, morfina, procainamida, quinidina, quinina, ranitidina, cimetidina, triamtereno y vancomicina.

Agentes como los bloqueadores no selectivos de los receptores beta, rifabutina o rifampicina pueden causar alteraciones diversas como hiperglucemia o hipoglucemia.

Debido a que los corticosteroides pueden inducir hiperglucemia, los pacientes bajo control con hipoglucemiantes orales pueden requerir un aumento de la dosis mientras reciben el tratamiento con estos agentes.

La administración simultánea de enalapril y metformina en pacientes con insuficiencia renal puede causar acidosis láctica hipercaliémica.

La administración concomitante de glibenclamida y warfarina puede potencializar el efecto anticoagulante e incrementar el riesgo de sangrado.

Interacciones alimentarias: El etanol puede causar hipoglucemia prolongada, reacciones tipo disulfiram y aumentar el riesgo de acidosis láctica.

El alimento reduce la extensión y la tasa de absorción de metformina, mientras que no tiene un efecto significativo en la absorción de glibenclamida.

Sin embargo, GLUCOVANCE debe tomarse con los alimentos para minimizar la intolerancia gastrointestinal relacionada con metformina.


ALTERACIONES EN LOS RESULTADOS DE PRUEBAS DE LABORATORIO

En muy raras ocasiones se han reportado: alteraciones en las pruebas de función hepática; elevaciones moderadas en las concentraciones séricas de urea y creatinina e hiponatremia.


PRECAUCIONES EN RELACIÓN CON EFECTOS DE CARCINOGÉNESIS, MUTAGÉNESIS, TERATOGÉNESIS Y SOBRE LA FERTILIDAD

No se han llevado a cabo estudios en animales con la combinación de los productos contenidos en GLUCOVANCE.

Los siguientes datos se basan en observaciones de estudios realizados con los productos individuales.

Glibenclamida: Estudios en ratas, con glibenclamida a dosis mayores de 300 mg/kg/día durante 18 meses no mostraron efectos carcinógenos.

En un estudio de oncogenicidad, en ratones, con una duración de dos años no hubo evidencia de tumores relacionados con el tratamiento. En estudios in vitro no se ha observado evidencia de potencial mutagénico con la glibenclamida sola.

Metformina: Estudios de carcinogenicidad en ratas utilizando metformina (con una duración de 104 semanas) y en ratones (91 semanas) a dosis por arriba de 900 mg/kg/día y de 1,500 mg/kg/día, respectivamente, no evidenciaron hallazgos de carcinogenicidad en ratones machos o hembras. Se observó aumento en la incidencia de pólipos uterinos en ratas hembras tratadas con dosis de 900 mg/kg/día de metformina sola. No hubo evidencia de potencial mutagénico con metformina en las pruebas in vitro. No hubo alteraciones en la fertilidad en ratas macho o hembra con metformina sola cuando se administró a dosis de 600 mg/kg/día.


DOSIS Y VÍA DE ADMINISTRACIÓN

Oral.

Como sucede con cualquier agente hipoglucemiante, la dosis debe ajustarse para cada caso individual. Es recomendable iniciar el tratamiento con una dosis baja la cual se incrementa gradualmente de acuerdo a los resultados de los exámenes de laboratorio.

GLUCOVANCE puede cambiarse por cualquier tratamiento hipoglucemiante sin ningún periodo de transición. En caso de que el tratamiento previo haya sido con una sulfonilurea de acción prolongada, los pacientes deben monitorearse para detectar y tratar algún episodio de hipoglucemia debido al traslapamiento de los efectos terapéuticos. Las tabletas deben administrarse justo antes de los alimentos, en una o dos tomas al día, en el desayuno o en la comida.

Inicio del tratamiento (terapia de primera línea): Cuando la dieta y el ejercicio por sí solos no logran el control adecuado de la glucemia se recomienda iniciar con una tableta de GLUCOVANCE de 1.25 mg/250 mg una vez al día. La administración de esta dosis dos veces al día puede emplearse en pacientes con hemoglobina glucosilada mayor de 9% o glucemia en ayuno mayor de 200 mg/dl. Se sugieren incrementos de la dosis diaria de 1.25 mg/250 mg cada dos semanas hasta obtener el control deseado. La presentación de 5 mg/500 mg no se recomienda como dosis inicial debido al riesgo de hipoglucemia.

Terapia de segunda línea: En pacientes sin un control adecuado con sulfonilurea o metformina sola, se recomienda iniciar con la dosis de 2.5 mg/500 mg o 5 mg/500 mg dos veces al día (en el desayuno y la comida). La dosis de los fármacos presentes en la combinación no debe exceder las dosis diarias de los medicamentos por separado que se tomaban previamente. El ajuste de la dosis debe hacerse por incrementos no mayores de 5 mg/500 mg ­hasta alcanzar un control glucémico óptimo o una dosis máxima de 20 mg/2,000 mg. El uso de este producto no excluye el cumplimiento de las indicaciones dietéticas e higiénicas de la diabetes mellitus.


MANIFESTACIONES Y MANEJO DE LA SOBREDOSIFICACIÓN O INGESTA ACCIDENTAL

La sobredosis o la existencia concomitante de factores de riesgo puede llevar al desarrollo de acidosis láctica debido a la metformina contenida en GLUCOVANCE.

La acidosis láctica es una urgencia médica que debe tratarse en el hospital.

El método de tratamiento más efectivo es la remoción de lactato y metformina mediante hemodiálisis.

La sobredosis puede incrementar el riesgo de hipoglucemia debido a la sulfonilurea contenida en GLUCOVANCE. Debido a que la glibenclamida se une extensamente a proteínas, no se elimina por diálisis.

Manejo de la hipoglucemia: Los síntomas leves a moderados de hipoglucemia, sin pérdida de la conciencia o síntomas neurológicos deben corregirse inmediatamente con la ingesta de carbohidratos, ajuste de la dosis o modificación de los hábitos de alimentación.

La hipoglucemia severa con coma, convulsiones y otros trastornos neurológicos requieren tratamiento médico de urgencia con glucosa por vía intravenosa y hospitalización para observación y determinación de la causa.


PRESENTACIONES

Caja con 30 y 60 tabletas de 250 mg/1.25 mg, 500 mg/2.5 mg y 500 mg/5 mg de metformina y glibenclamida.


RECOMENDACIONES SOBRE ALMACENAMIENTO

Consérvese a temperatura ambiente a no más de 30°C y en lugar seco.


LEYENDAS DE PROTECCIÓN

Literatura exclusiva para médicos. No se deje al
alcance de los niños. Su venta requiere receta médica. No se administre durante el embarazo y la lactancia.

Hecho en Francia por:

Merck Santé, s. a. s.

Acondicionado y distribuido en México por:

MERCK, S. A. de C. V.

Reg. Núm. 565M95, SSA

EEAR-06330022070092/RM2006